Rocío Madrid, de Crónicas Marcianas al burlesque