Jorge Vázquez, el (orientalizante) retorno