Fundación Benjamin Mehnert: una labor que hay que premiar