Escuchando a David Otero en un jardín de Recoletos