Cara Delevingne en la Casa Blanca o el retorno de la más gamberra