Amy Adams contra el sexismo: ¡dejad mi vestido en paz!