La chica del pastel

una mariposa.

"Just when the caterpillar thought her life was over, she began to fly."

Leí esta frase en algún momento. En algún lugar. La recuerdo. A ella. Pero no a su cuándo; ni a su dónde. Se me da bien deshacerme, o mejor olvidarme y que suene hasta bonito, de todo lo de-más. Como si el contexto fuese ropa y las palabras, piel.

Para que te salgan alas, primero tienes que estar equivocado. Darte por muerto cuando, en realidad, aún suspiras. Y resulta que suspiras tan fuerte que el oxígeno te entra a toneladas (¿en qué se mide lo que llamamos aire?) en los pulmones. Ábrelos. He dejado de hablar de orugas. Me aburren. Y tú me diviertes. Por eso ahora hablo de ese instante en que todo cambia. O no, porque ya hace tiempo que cambió, tal vez desde el principio, pero qué más da si así lo sientes hoy y, de repente y sin saber cómo ha podido pasar, no te imaginas la vida de otra manera. Y no te mueres. Vuelas.

Todo lo que llevo puesto es de Intimissimi.

Instagram

Twitter

Fotos de Lucía Alonso (@pelillosderaton)